‘Celebramos nuestra resiliencia’: Directora de Thomas Jefferson High School relata la experiencia estudiantil tras los tornados

0

El 20 de octubre de 2019, tres escuelas del noroeste de Dallas sufrieron graves daños a causa de los tornados de ese día.

A los pocos días, los estudiantes y el personal fueron trasladados a otros edificios de Dallas ISD. Walnut Hill Elementary School reanudó funciones en Tom Field Elementary School, y los estudiantes de Cary Middle School fueron divididos entre las secundarias Franklin y Medrano. Los alumnos de Thomas Jefferson High School continuaron su educación en Thomas Edison Learning Center.

En enero, la Junta Escolar de Dallas ISD aprobó por unanimidad un plan para renovar Thomas Jefferson High School y construir una nueva escuela de prekínder a octavo grado que reemplazará a Walnut Hill Elementary School y Cary Middle School.

A un año de la tormenta, la directora de Thomas Jefferson High School Sandi Massey relata los logros que sus estudiantes y el personal alcanzaron durante esos momentos difíciles.

Cuéntenos sobre el progreso que se logró en Thomas Jefferson High School este año.

“Fue caótico al principio cuando estábamos preparándolo todo. Pese al gran apoyo que recibimos, nuestra nueva escuela seguía careciendo de recursos. También habíamos sufrido emocionalmente, pues perdimos materiales educativos y físicos. Sabíamos que sería difícil.

“Los resultados académicos estaban a un nivel muy bajo durante las primeras seis semanas después del tornado. Sentimos que habíamos tocado fondo, pero nos enfocamos en subir y subir. El cuarto periodo de seis semanas, después de enero, fueron las seis semanas más productivas que hemos tenido en lo académico.

“Fue el promedio más alto de seis semanas que tuvimos en años. Estábamos mejorando: teníamos mejores resultados en cada categoría, menos inglés. Fue la única materia que estuvo por debajo del promedio del año anterior, pero sobrepasamos el resultado de cada otra en comparación con el año anterior.

“Ya teníamos buenos sistemas y sabíamos qué necesitábamos hacer para tener éxito antes del tornado. Una vez que superamos la impresión y volvimos a la rutina, vimos que la rutina seguía intacta. No tuvimos que reinventar la rueda. Solo era de poner en marcha las cosas que ya sabíamos, y eso nos lo hizo mucho más fácil.

“En el cuarto periodo de seis semanas, justo antes del receso de primavera, estábamos felices y de vuelta adonde estábamos antes, incluso mejor, y todos nos sentimos más seguros de que estaríamos bien y que nos estábamos reponiendo. Esa era nuestra base”.

¿Cómo manejó la transición con el personal escolar?

“Fueron momentos muy difíciles. Todos estábamos tristes por la pérdida del plantel; lo tomamos muy a pecho. Muchos miembros del personal tenían que manejar más que antes, y esas cosas se van amontonando encima del trauma emocional que estaban sintiendo. Fue un gran reto para mí como líder encontrar la manera de ayudarles a desestresarse un poco.

“Había refrigerios todos los días. No pasó un solo día en que no había comida en la escuela, fuera donada, o que yo la trajera de Costco y la pagara de mi bolsillo. Había siempre refrigerios y sigue habiendo todos los días. Esos detalles ayudaron.

“También tomé una muy deliberada decisión de realizar capacitaciones para los maestros, no tanto educativas, sino socioemocionales o enfocadas en liderazgo. Hice varias sesiones: una se trató de encontrar la brújula interior, y todos los miembros del personal recibieron una brújula de llavero. Esas sesiones fueron momentos para aprender el uno del otro, llorar juntos y de celebrar que superamos otro día, que sí se puede y que no nos vamos a rendir”.

¿Cómo ayudaron Dallas ISD y la comunidad de Dallas después del tornado?

“Hubo un sinnúmero de organizaciones y personas que nos han apoyado, como Jerry Jones y los Dallas Mavericks, quienes hicieron donaciones monetarias. Además del apoyo de la comunidad de Dallas, hay cuatro organizaciones que nos ayudaron incluso antes del tornado, y nos seguirán ayudando después.

“La comunidad de Dallas ISD ofreció ayudarnos desde el principio. Mi directora ejecutiva y hasta los de otras áreas y directores escolares visitaron la escuela regularmente para apoyarnos. Nos sentimos muy valorados por Dallas ISD.

“La Fundación Educativa de Dallas ha sido increíble con nosotros. Van a adquirir una nueva aula al aire libre para Edison y se están ocupando del invernadero y de su restauración. Hay tanto que han hecho a lo largo de todo esto y estoy muy agradecida.

“La Asociación de Exalumnos de Thomas Jefferson High School recaudó miles de dólares para nosotros. Ellos solos se ocuparon de los uniformes de los estudiantes para todo el año”.

“Fidelity lleva cuatro años asociados con nosotros y han venido a la escuela cada año para darle unos retoques. En octubre pasado, estuvieron en TJ el día 19, justo antes del tornado. Lo han hecho cada año, y este año tenemos aproximadamente 30 bancos para los patios y nos mandaron camisetas teñidas a todos los miembros del personal y los estudiantes. Fidelity ha sido un gran socio.

“Por lo que más estoy agradecida es el apoyo de los estudiantes que decidieron quedarse en TJ. No es fácil tener que ir a una escuela que está más lejos, ni estar en una secundaria que no se parece del todo a una preparatoria tradicional. Hay 1,600 estudiantes que permanecieron con nosotros, y espero que se esfuercen por superar estos momentos difíciles y que sigan con nosotros hasta que vayamos a la nueva Thomas Jefferson High School”.

¿Qué significa para usted este aniversario?

“Es una celebración de nuestra resiliencia.

“Ha sido un año extraño. El covid-19 ha sido lo más difícil: tuvimos que ver cómo realizar aprendizaje en línea y aprendizaje presencial, que participaran los estudiantes y hacer que los maestros se sintieran cómodos y seguros. Me parece igual de difícil que la experiencia del tornado.

“Pero honestamente, lo que hay que celebrar es la mentalidad que nos dio el tornado. Nos dio fuerzas y resiliencia, nos volvimos más fuertes y mostramos que no nos vamos a rendir. Vamos a llorar un poquito y vamos a seguir adelante.

“Pienso que lo hemos demostrado durante las cuartas seis semanas. Cuando el covid-19 comenzó, fue difícil, pero hemos superado cosas peores. Seguimos adelante, y eso es algo digno de celebrarse. El tornado nos dio una mentalidad más fuerte que usamos para superar más fácilmente la nueva realidad del covid-19. Los maestros no están quejándose nada más, sino que están viendo las siguientes cosas que vamos a intentar”.

Share.

About Author

Connecting you to the personalities, places and perspectives of Dallas ISD