Exanalista del FBI regresa a casa para apoyar a la comunidad que tanto la ayudó de adolescente

0

Quontinetta Bufford conoce bien lo que es el trabajo y la perseverancia. Era estudiante de artes culinarias y jugadora de vóleibol en Skyline High School cuando, a los 16 años de edad, se enteró de que estaba embarazada.

“El fracaso no era opción para mí”, dijo Bufford.

Con la ayuda de su familia, sus compañeras, los entrenadores, los maestros y de la cultura de excelencia de Skyline, encontró un equilibrio entre sus estudios y su nuevo rol como madre. Bufford se graduó de Skyline High School en 2003, y empezó sus estudios universitarios en Dallas College, anteriormente conocido como DCCCD, jugó voleibol en Cedar Valley y ganó un campeonato nacional. Completó sus estudios universitarios en Dallas Baptist University (DBU). 

En DBU, a Bufford le nació el deseo de formar parte del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y encontró una oportunidad de trabajar en la sede principal del FBI en la capital del país a través de una pasantía de ocho semanas. Gracias a su labor durante la pasantía, le ofrecieron un puesto de tiempo completo y, tras graduarse, se mudó a Washington D.C. con su hija. 

Bufford trabajó como representante de su oficina en el comité asesor del exdirector Robert Mueller, presidió un grupo de tecnología avanzada, dirigió un programa de intercambio de información, se encargó del desarrollo del programa de mentores de su división y tuvo la oportunidad de presenciar al expresidente Barack Obama tomarle juramento al exdirector James Comey, todo mientras completaba una maestría en administración de empresas y otra en informática.

Después de su tiempo con el FBI, Bufford trabajó como consultora y prestó sus servicios a varios clientes gubernamentales, como el Departamento de Transporte, el Departamento de Educación y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). 

Su carrera en el FBI y en consultoría la formaron en la persona que es hoy en día. “Te das cuenta que no se trata solo de ti. Existe una misión más grande que tú y trabajos que se tienen que hacer. Intento enfocarme en qué es lo que realmente estamos tratando de lograr como organización, equipo, incluso como país, y cómo ayudar a avanzar dicha misión”, dijo Bufford. 

Hace algunos años, Bufford se mudó de vuelta a Dallas para estar cerca de su familia. Su hija se graduó de Woodrow Wilson High School y ahora asiste a una universidad en Vermont, y juega vóleibol al igual que lo hizo su madre de estudiante.  

A Bufford le apasiona ayudar en las comunidades que la apoyaron antes de mudarse a la capital. Es propietaria de dos negocios: The Volleyball Broker, una empresa consultora de deportes para ayudar a estudiantes en el proceso de reclutamiento, y SyFy Consulting, una firma de consultoría y dotación de personal de informática. 

“El camino no ha sido fácil”, dijo Bufford. “Pero hubo muchas personas que me motivaron: entrenadores, maestros, compañeras de equipo, familia y amigos. Creo que es importante cuando las personas te motivan, y uno devuelve el favor ayudando a los demás”. 

“En lugar de impresionar a la gente, espero que aquellos que aprendan sobre mi trayectoria se sientan motivados porque si yo pude lograrlo, ellos también pueden”, compartió Bufford. 

Inspirada por uno de sus poetas favoritos, Robert Frost, alienta a los estudiantes de preparatoria a que no teman el camino menos transitado.

Share.

About Author

Connecting you to the personalities, places and perspectives of Dallas ISD