Arranca nueva iniciativa para aumentar la presencia de educadores afroamericanos en Dallas ISD

0

Como parte de una iniciativa para reclutar maestros que representen a los estudiantes del distrito, Dallas ISD ha contratado 13 profesionales afroamericanos quienes se certificarán como maestros para empezar funciones el próximo semestre.

El Adjunct Teacher Dallas Residency Program está diseñado para contratar a educadores afroamericanos que trabajarán en escuelas con gran necesidad.

“La evidencia muestra que los estudiantes afroamericanos que tienen al menos un educador afroamericano en primaria tienen más probabilidades de graduarse de la preparatoria, de la universidad y de estar preparados para una profesión”, dijo John Vega, jefe adjunto de Gestión de Capital Humano (HCM). “Tener un maestro que se parece a uno tiene un gran impacto en su futuro éxito. Nosotros creemos que cuanto más maestros den clases a estudiantes que se pueden identificar con ellos, más éxito tendrán los estudiantes”.

Este programa es producto de la resolución sobre el Compromiso de Dallas ISD con los estudiantes afroamericanos y sus vidas. Durante una reunión especial convocada en junio, la Junta Escolar de Dallas ISD acordó por unanimidad identificar los problemas más inmediatos y reunirse con el superintendente Michael Hinojosa dentro de 30 días para empezar a tomar medidas que resulten en mejoras medibles para estudiantes afroamericanos en Dallas ISD a lo largo del siguiente año.

Jairus McClinton es parte del primer grupo de futuros maestros bajo este programa en Lincoln High School and Humanities/Communications Magnet donde enseña Inglés pre-AP. McClinton se recibió de Auburn University con un título universitario en interpretación musical y literatura.

McClinton ya estaba trabajando como maestro asistente en un programa de educación especial en Memphis, Tennessee. Su amor por la docencia lo inspiró a mudarse a Dallas y solicitar ser parte de la iniciativa. Su misión es ser un ejemplo a seguir con el que se puedan identificar los estudiantes y enseñarles que ellos también pueden prepararse para una carrera y trabajar como profesionales en cualquier ámbito laboral.

En su primer año como maestro, McClinton espera que su amor por la música, su conocimiento de la literatura y su identidad cultural inspire a los alumnos a soñar en grande.

Jairus McClinton, maestro en Lincoln High School and Humanities/Communications Magnet.

“Mi meta es que mis estudiantes vean que soy una persona auténtica y quiero que tengan éxito y que tomen buenas decisiones”, dijo McClinton. “Quiero que acudan a mí sin importar su origen étnico. Quiero ser el maestro que señalan de favorito porque se sienten cómodos hablando conmigo con toda honestidad”.

Los 13 miembros del primer grupo fueron asignados a una escuela este semestre. La mayoría trabaja en primarias, donde se están capacitando en pedagogía y en experiencias prácticas del salón de clases. La Oficina de Equidad Racial, por su parte, está capacitándolos para comprender y responder a problemas de equidad, empatizar y apoyar a los estudiantes con sus necesidades culturales y socioemocionales.

Los futuros maestros recibirán sueldos de empleados de tiempo completo de Dallas ISD mientras completan su preparación. En la primavera, regresarán a sus escuelas como maestros certificados.

“Esta es una estrategia enérgica para que haya más maestros afroamericanos para los estudiantes afroamericanos, en particular para los más pequeños, ya que, según los datos, tienen más suspensiones fuera de la escuela y niveles más bajos de aprovechamiento académico”, dijo Sharon Quinn, jefa adjunta de la Oficina de Equidad Racial. “El primer grupo de maestros no solo empezará a suplir la falta de maestros masculinos en las primarias, sino que pondrá a hombres afroamericanos ejemplares y positivos a la vista de los estudiantes. Cuando vean a diario a un maestro afroamericano que se expresa bien, se viste bien, tiene mucho éxito y que se preocupa por sus necesidades académicas, sociales y emocionales, el impacto será enorme y duradero. Verán a alguien que, además de interesarse por su formación académica, se interesa por su bienestar”.

HCM está trabajando de cerca con REO para capacitar a los futuros maestros en inteligencia cultural. Además, se capacitarán cada mes en temas como cómo desmantelar el racismo, hablar con los estudiantes sobre no quedarse callados y ayudarlos a expresar lo que sienten en caso de que se hayan enfrentado con desigualdades en la vida.

“Queremos que los maestros sepan que muchos estudiantes pueden no haber tenido un comienzo ideal y pueden tener historiales académicos o situaciones económicas no favorables. No obstante, su compromiso como maestro puede jugar un rol importante para cambiar el rumbo de sus vidas”, dijo Quinn. “Estar consciente del contexto cultural y las dificultades que enfrentan los estudiantes produce empatía y orgullo. En lugar de sentirse mal por ellos, hay que ponerse en su lugar y formarlos académicamente pensando su futuro. Es irreemplazable el orgullo que uno siente cuando los ve responder bien a que uno esté ahí y a cómo les enseña. Cuando los estudiantes ven que alguien se preocupa por ellos y que está dispuesto a enseñarles con cariño y disciplina, tendrán éxito y alcanzarán su potencial”.

REO tiene planes de realizar capacitaciones de inteligencia cultural para todos los educadores y personal de las oficinas administrativas.

Si busca cambiar de carrera y ser maestro:

Si bien el Adjunct Teacher Dallas Residency Program es una nueva iniciativa, HCM desde hace años contrata profesionales para los salones de clases del distrito.

El programa de Certificación Alternativa del distrito ha tenido mucho éxito. Por medio de este, graduados de la universidad que completaron una carrera distinta a la educación se capacitan para seguir su sueño y ser maestros.

Torey Willis, directora del programa de Certificación Alternativa, encabeza el esfuerzo y supervisa el nuevo programa de futuros maestros. Su meta es asegurar que todos los que buscan ser maestros estén preparados para su primer día como docentes en Dallas ISD. Se impresionó cuando, en menos de cinco meses, más de 500 personas mostraron interés en el Adjunct Teacher Dallas Residency Program.

“Queríamos asegurarnos de que el primer grupo de futuros maestros contara con amplio apoyo. Estábamos buscando a personas que mostraran perseverancia, que pudieran entrar en la profesión de la docencia y, en paralelo con el programa de Certificación Alternativa, que pudiera cumplir con los requisitos del puesto al igual que con sus funciones diarias”, dijo Willis. “También buscábamos candidatos que entendieran el concepto de llevar la teoría a la práctica”.

Share.

About Author

Connecting you to the personalities, places and perspectives of Dallas ISD