Arquitecta profesional se une a instituto de profesiones de Dallas ISD para diseñar el futuro con los estudiantes

0

Luego de trabajar como arquitecta profesional por más de década y media, Lorena Toffer se sintió llamada por la docencia.

Este es su primer año como educadora e instructor líder del curso Principios de la Arquitectura en el Instituto de Profesiones del Este (Career Institute East).

Luego de obtener una maestría en arquitectura de Texas A&M University en 2004, Toffer empezó a trabajar en Corgan, firma líder de arquitectura y diseño en Dallas. Al ser promocionada a gestora principal de proyectos, llevó a cabo supervisiones de proyectos desde el primer boceto hasta la construcción.

Toffer siempre sintió la necesidad de compartir su conocimiento y experiencia con los jóvenes. Empezó a trabajar como voluntaria en las escuelas preparatorias de Dallas ISD, dio conferencias y como mentora, aconsejó a adolescentes que expresaron un interés en la arquitectura.

“Vi la necesidad en Dallas de ofrecer a comunidades diversas la oportunidad de buscar una carrera en la arquitectura, la ingeniería y el diseño de interiores”, dijo Toffer. “Reconocí rápidamente que la única manera de marcar una diferencia es conectarse con los estudiantes e informarles que existen oportunidades para ellos en todas estas profesiones”.

El compromiso de la maestra con los estudiantes de Dallas va más allá de simples lecciones: Toffer y Peter Goldstein, maestro de diseño, son los fundadores de CityLab High School. Como principal socia de la industria, ayudó a elaborar la propuesta de crear una escuela a la vez que empezó una organización sin fines de lucro que provee fondos a CityLab.

El Instituto de Profesiones del Este abrió este año escolar. Los tres institutos de profesiones del distrito ofrecen capacitación industrial y educación profesional y técnica en ocho especializaciones: diseño de interiores, aviación, HVAC (climatización y refrigeración), ciberseguridad, entre otros.

Al completar una especialización, los estudiantes pueden obtener certificaciones industriales y prepararse para obtener un puesto de trabajo en gran demanda, con buen salario y que requiere aptitudes especializadas.

The Hub entrevistó a Toffer quien comentó cómo piensa usar su vasta experiencia en la arquitectura y el diseño para inspirar a los estudiantes.

¿Cuáles son algunas lecciones que les impartirá a los estudiantes?

Pienso que una de las razones principales por las que estoy aquí es que los estudiantes obtengan una visión y comprensión basada en la realidad: no solo las habilidades técnicas que necesitan, sino también los valores sociales y emocionales que desarrollarán para poder tener una verdadera oportunidad en el mundo profesional.

Creo que conmigo están empezando a entender esas áreas distintas, pero, de cierta manera, soy es eslabón entre el mundo de la arquitectura y la práctica. Puedo invitar a mis colegas o hablar de mi propia experiencia.

Soy como una ventana: los estudiantes pueden ver a través de mí y darse cuenta de cómo es trabajar en el campo de la arquitectura, pero también pueden ver cómo emprender su propio camino. Determinan la universidad a la que quieren asistir, cuánto necesitarían estudiar para volverse arquitectos y las habilidades que necesitarían. Tengo esas conversaciones con ellos y los ayudo con las dificultades que enfrentan.

¿Cómo inspirará a los estudiantes?

Quiero ayudarlos a reconocer que hay una gran necesidad de arquitectos y diseñadores de interiores que resuelvan muchas necesidades que tenemos en nuestras comunidades, vecindarios y ciudades. Quiero que sepan que podrían ser los que ayuden a resolver esas necesidades. Sería maravilloso que entiendan que, a través de una carrera en el diseño, ellos podrían tener un verdadero impacto en sus comunidades.

¿Qué la inspiró a ser maestra?

Ser maestra es algo que siempre me apasionó, pero no siempre fue evidente que así me sintiera.

Siempre tuve la pasión de compartir mi experiencia con los jóvenes. Inclusive cuando trabajaba en nuevos proyectos, siempre fui la que estaba trabajando y ayudando a mis compañeros más jóvenes. No me había dado cuenta en su momento, pero cuando hice voluntariados en las preparatorias y aconsejé a los estudiantes, me percaté de que este era mi lugar: ayudar a crear oportunidades y a labrar futuros.

Decidí ser maestra en algún momento los últimos tres años, pero no fue hasta que se me presentó una oportunidad que lo hice. Vi la plaza abierta para trabajar en el Instituto de Profesiones del Este, la solicité y completé todo el proceso. Ese fue el último empujón que necesitaba para ser maestra.

Share.

About Author