Cuidemos la salud mental de la familia mientras permanecemos en casa

0

Si la situación actual del COVID-19 le causa ansiedad, nerviosismo, aflicción y agobio, no está solo. Según los expertos en salud mental, tales sensaciones son comunes y consecuencia del cambio de vida que incluye la orden de quedarnos en casa, estar pegados a las redes sociales y ver constantemente las noticias sobre el coronavirus.

Para aquellos que regularmente sufren de ansiedad, depresión y otras dificultades, es muy probable que sentirán más estrés de lo habitual, lo cual puede hacer que la vida en aislamiento sea aún más difícil.

Al aislarnos para protegernos del coronavirus, debemos cuidar de nuestra salud mental y emocional estando pendientes de situaciones que pueden surgir debido al aislamiento.

Los cambios en la rutina como quedarse en casa, no ir a trabajar o a la escuela, pasar horas dentro de su casa, sentir menos estabilidad financiera y laboral y ejercitarse menos, pueden aumentar el estrés. Además, los expertos dicen que los comportamientos principales a los que recurren las personas para sobrellevar el estrés, que a menudo son dañinos, se volverán más frecuentes. Estos incluyen comer de más, abusar de drogas y alcohol, pasar demasiado tiempo viendo pantallas y enojos frecuentes.

Saber que el aislamiento puede causar estos sentimientos y comportamientos puede prepararnos a enfrentarlos. No olvide que los niños y jóvenes también pueden experimentar estos sentimientos y comportamientos. Puede ayudarse a sí mismo y a su familia a sobrellevarlos haciendo lo siguiente:

▪ Hablar honestamente con los niños sobre sus temores e inquietudes y darles información adecuada para su edad.

▪ Aliviar la ansiedad hablando con un amigo, consejero o pastor.

▪ Entender que los jóvenes querrán estar en contacto con sus amigos y que puede que usen sus celulares más de lo normal.

▪ Vigilar cuánto tiempo pasan los niños en páginas de internet que no sean educativas.

▪ Controlar el consumo de dulces y comida chatarra e incluir opciones saludables a la hora de comer.

▪ Dedicar tiempo al ejercicio y actividades físicas todos los días.

▪ Empezar el día escribiendo una reflexión en un cuaderno o practicando la respiración profunda.

Si su hijo presenta niveles elevados de temor, como pesadillas y preocupación excesiva, busque ayuda. A continuación se presentan varios recursos:

▪ Departamento de Servicios Psicológicos y Sociales: (972) 925-8050

▪ Centros Youth and Family: (972) 502-4190

▪ Programe una cita con el consejero de su hijo: https://www.dallasisd.org/Page/62580.

Share.

About Author

Connecting you to the personalities, places and perspectives of Dallas ISD