Mes de la herencia indígena estadounidense: Tracy Palmer celebra la educación indígena

0

Cada vez que Tracy Palmer, especialista del Programa de educación para indígenas estadounidenses de Dallas ISD, ve a un estudiante indígena graduarse, se alegra de haber elegido una carrera en la que puede ayudar a transformar las vidas de estudiantes como ella.

Al crecer en Oklahoma, Palmer recuerda como no podía leer ni escribir porque no existía el apoyo educativo para los indígenas del país, por lo que ser testigo de la graduación de estudiantes indígenas es “uno de los mejores momentos”, dijo.

“Una vez que supe quién era y dónde estaba, entendí que tenía una gran oportunidad en mi vida'”, dijo Palmer, quien ha estado con el distrito desde 2008. “De hecho, puedo decir que mi sueño se hizo realidad, así que siempre les digo a nuestros estudiantes que se gradúan: ‘Estoy muy orgullosa de ustedes. Lo lograron’. Y ellos me dicen: ‘Gracias por ayudarme. Gracias por preocuparse. Y gracias por lo que hace. Ha cambiado mi vida’. Esos recuerdos nunca se pueden olvidar”.

Palmer comenzó su carrera en Oklahoma como orgullosa graduada universitaria de segunda generación, obteniendo primero su título de asociado de Haskell Indian Junior College y su licenciatura en bellas artes de la Universidad de Tulsa y luego su maestría de la Universidad de Oklahoma City gracias a una beca financiada por una subvención de Stuart Tonemah de la tribu Kiowa. La beca permitió a un pequeño grupo de educadores indígenas americanos de todo el país obtener una maestría específicamente en educación para estudiantes indígenas.

“Inicialmente pensé que quería ser artista de tiempo completo, pero luego un maestro me contactó y me dijo: ‘¿Por qué estás aquí? Tienes que ser maestra'”, dijo Palmer. “Eso fue todo. Solicité la beca American Indian Research and Development Inc.”

Fue entonces cuando Palmer, miembro registrado de la tribu Muscogee Creek Nation de Oklahoma, que es un cuarto creek, un cuarto seminole, un cuarto cherokee y un cuarto irlandesa, encontró su verdadera vocación. Luego pasó a ser trabajadora de campo y coordinadora de proyectos para varias escuelas públicas de Oklahoma, especializándose en defensa de la juventud y educación de los indígenas americanos, antes de encontrar su camino en Texas como consultora cultural y tutora en Fort Worth ISD.

 A partir de ahí, se unió al Centro inter tribal urbano de Texas como desarrolladora de empleos en el área de empleos y capacitación, lo que la equipó aún más con las habilidades y contactos necesarios para prosperar en Dallas ISD.

“Hicimos trabajo y relaciones en tantas áreas fuera de los servicios regulares, y esas relaciones fueron cruciales”, dijo Palmer. “Este empleo me dio cuatro años y medio de experiencia para conocer a la población indígena de aquí, que buscaban de todo, desde apoyo clínico y de salud mental hasta servicios de extensión y nuestra despensa de alimentos. Luego tuve la oportunidad de hacer la transición a Dallas ISD. Este es el distrito más grande de los Estados Unidos para el que he trabajado”.

Ahora, Palmer se enorgullece de su trabajo con el Programa de educación para indígenas americanos de Dallas ISD, que brinda a los estudiantes indígenas programas de enriquecimiento cultural, preparación universitaria y profesional, apoyo escolar y de retención, asesoramiento culturalmente competente, clubes de lectura representativos y más. También tiene la visión de proporcionar oportunidades de enriquecimiento STEM a estudiantes indígenas en el área de DFW colaborando con otro programa de educación para indios americanos en Fort Worth.

Después de tres décadas de servicio a la educación de los indígenas estadounidenses en Oklahoma y Texas, Palmer dijo que ha sido un “honor” practicar su cultura y recordar a las familias indígenas que tienen “el derecho legal, el derecho civil y el derecho cultural de preservación y comprensión de quiénes somos como pueblos tradicionales indígenas de este continente en la búsqueda de una educación”. 

Pero nada de este trabajo ha sido un esfuerzo individual, dijo Palmer. Ella está contenta de haber pasado tantos años trabajando junto a personas talentosas y apasionadas que se dedican a brindar oportunidades y apoyo a los estudiantes indígenas, y espera con emoción el trabajo que aún está por venir. 

“Realmente creo en el liderazgo de servicio”, dijo Palmer. “Como mujer indígena, puedo decir que ser una líder de servicio en educación ha sido un privilegio. Al ver a nuestros estudiantes indígenas de Dallas ISD caminar en el escenario en la ceremonia de graduación, sé que no importa cuál sea su carrera, vocación o sueño, yo soy solo una pequeña parte. Por eso estoy aquí”.

Share.
Exit mobile version