Cheryl Nevels: 25 años de apoyar a los estudiantes de Dallas ISD

0

Un profundo deseo de abogar por los jóvenes, un legado familiar en la educación y una vida dedicada al apoyo en el salón de clases y en casa son algunos de los atributos que llevaron a Cheryl Nevels a unirse a Dallas ISD hace casi 25 años.

Nevels empezó su carrera distinguida como maestra en una comunidad que estaba pasando dificultades, donde recibió un reconocimiento por priorizar siempre a los estudiantes. En sus distintos cargos, lo que la ha impulsado siempre son los estudiantes, muchos de los cuales muchos han pasado por desafíos similares a los que tuvo Nevels de niña.

Tras comenzar como maestra en Ronald Erwin McNair Elementary School en 1996, Nevels supo que había escogido la profesión correcta porque estaba trabajando con niños. Transcurridos algunos años, Nevels fue promovida a consejera escolar, cargo en el que se enfocó en desarrollar a los niños en su totalidad. A lo largo de esos años, también trabajó como subdirectora y directora. En la actualidad, funge como directora ejecutiva de los programas P-TECH y Early College.

Cheryl Nevels: 25 años de apoyar a los estudiantes de Dallas ISD“En cada puesto que he tenido, mi objetivo ha sido ayudar a los estudiantes y darles el apoyo académico, social y emocional que necesitan para tener éxito”, dijo Nevels. “Aunque he disfrutado de mis promociones a lo largo de mi carrera, extraño estar con los estudiantes en los salones de clases. Sin embargo, me he dado cuenta de que no importa el título tenga con tal de que el mejor interés de los estudiantes sea la prioridad de mi labor. Marco la diferencia al trabajar por los niños, y cuando uno hace lo mejor por un niño, sabe que ha logrado algo”.

Dallas ISD cuenta con 18 programas de P-TECH y ocho academias universitarias. Los estudiantes pueden elegir una especialización, tomar cursos universitarios sin costo alguno y posiblemente graduarse con hasta 60 créditos universitarios. El año pasado, 628 estudiantes obtuvieron su diploma junto con un grado asociado luego de completar estos programas.

El Departamento de P-TECH y Early College define la visión y misión del programa, supervisa los procesos educativos de las escuelas y asegura que los resultados cumplan con los requisitos de la Agencia de Educación de Texas.

Nevels obtuvo su licenciatura y maestría en Texas A&M University-Commerce y está completando su doctorado en Southern Methodist University. Se graduó de David W. Carter High School luego de estudiar en William Hawley Atwell Law Academy y Mount Auburn Elementary School.

Entrevistamos a Nevels para hablar de los momentos destacados de los 25 años que ha dedicado a Dallas ISD. Nos compartió por qué decidió trabajar en la educación, por qué se unió a Dallas ISD y las razones por las que lucha por los estudiantes todos los días.

¿Por qué quería ser educadora?

–Ser maestra siempre fue mi sueño. En mi familia, estaba rodeada de maestras. Mi mamá fue maestra, mis tías, incluso mi abuela, mi bisabuela y mi tatarabuela fueron maestras. Casi todas enseñaron en Dallas ISD. Incluso la familia de mi esposo tiene legado en Dallas ISD. Él es director y sus padres fueron maestros y entrenadores en el distrito.

Desde niña tengo un amor por la enseñanza. Me lo inculcaron ya que enseñar era la profesión de mi familia. Así contribuíamos a la comunidad y formábamos el futuro de otras personas. Mi mamá y yo creemos mucho en lo que dijo Rita Pierson de que todos los niños necesitan quien crea en ellos. Y a lo largo de mis años como estudiante en Dallas ISD, de primaria a preparatoria, tuve quien creyera en mí. Fueron maestros que me decían que podía lograr grandes cosas y nunca me abandonaron.

Aunque mi familia trabajaba en la educación, no teníamos mucho. Crecí solo con mi mamá porque se divorciaron mis padres cuando estaba en kínder, y no me gustó cuando nos mudamos al área de Dallas. Mis calificaciones no reflejaban mi inteligencia debido a la carga emocional que llevaba. Batallé en la escuela cuando nos mudamos porque sentí que se había roto mi familia.

Durante mis primeros años en Mount Auburn, tuve una maestra que me ayudaba después del horario regular. Se dio cuenta de que yo era capaz de un mejor desempeño. Pienso en el tiempo y el esfuerzo que me dedicó cuando estaba batallando, no por no poder hacer las tareas, sino porque estaban pasando muchas cosas en casa y extrañaba a mi papá. Esa maestra fue una educadora que nació para cambiar vidas, y sin lugar a dudas, cambió la mía. Aquellos maestros que entienden la importancia de crear un vínculo con los estudiantes son los más efectivos.

¿Por qué decidió trabajar en Dallas ISD?

–En 11o grado, uno de mis maestros en Carter me motivó a formar parte de Future Teachers of America. Gracias a ello, Dallas ISD me otorgó una carta de intención en la cual se me aseguraba que si me recibía de la universidad, me darían un puesto de maestra.

Al recibirme, me reclutaron otros distritos escolares en el área de Dallas-Fort Worth que me prometieron un trabajo. Aún tenía la carta de intención de Dallas ISD, y me entrevisté con el distrito, pero no había muchas vacantes en ese entonces. Como no estaba segura de qué posición aceptar, pedí el consejo de mi mamá, lo cual me convenció.

“Creyeron en ti y te ayudaron para que llegaras a este punto”, dijo. “¿Por qué te irías a otro lugar? ¿Por qué no quedarte en tu comunidad y tratar de ayudar a los estudiantes que puede que vengan de familias separadas o comunidades marginadas? Piensa en todos los beneficios que te han dado quienes creyeron en ti”.

Esas palabras repercutieron en mí. Mi mamá me recordó lo que los maestros de Dallas ISD cultivaron en mí, y ahora tenía la oportunidad de ayudar a otros en circunstancias similares.

¿Por qué ha hecho de Dallas ISD su hogar durante 25 años?

–Mi mantra es “¡Todos los niños merecen todas las oportunidades todos los días!”. Como educadores, no ayudamos a solo algunos estudiantes, a solo los más brillantes, ni siquiera solo a los que sacan los resultados más bajos. Como educadores, ayudamos a todos los estudiantes. Les damos la oportunidad de tener éxito, y lo hacemos todos los días. Esa es una de las razones que me siguen motivando en la vida.

Antes del covid-19, el Departamento de P-TECH y Early College invitaba a otros distritos interesados en aprender sobre nuestros programas y la manera en que los implementamos. Venían a aprender sobre las mejores prácticas y a menudo teníamos paneles de estudiantes. Hubo un panel específico con una estudiante que nunca olvidaré.

Nos dijo que el programa P-TECH le había cambiado la vida. Como los demás estudiantes de P-TECH y Early College, esta estudiante pudo tomar cursos de preparatoria y universidad, pero previamente, había batallado con los exámenes estatales. La estudiante, que es afroamericana, compartió con los invitados el hecho de que sus dificultades eran agravadas por su discapacidad.

El año en que participó en el panel fue su último año en P-TECH ya que formaba parte de la primera generación que se graduó del programa. No solo se graduó con su diploma y un grado asociado, sino que también había sido admitida en una universidad.

Nos llegó al corazón cuando la escuchamos hablar del impacto que tuvo P-TECH en ella, lo mucho que la apoyó el personal y que ahora estaba segura de poder asistir a la universidad y triunfar. Los estudiantes como ella son el porqué de los programas Early College. Escucharla también me recordó lo importante que es la labor del maestro. En los programas P-TECH y Early College, los estudiantes están rodeados de equipos de educadores que quieren marcar una diferencia. Les doy las gracias a los maestros, consejeros, coordinadores, directores, asistentes, recepcionistas que apoyan a los estudiantes.

Sigo en Dallas ISD porque mi pasión es marcar la diferencia, la cual me inculcaron como estudiante en Dallas ISD.

Share.
Exit mobile version