Estudiantes sin hogar en Dallas ISD: ¡estamos aquí para ayudarles!

0

Ashley Marshall, gerente del Programa de Educación para Estudiantes sin Hogar de Dallas ISD, considera que su equipo de cinco personas es como un departamento de emergencias.

Cada día la labor más importante del equipo es matricular a los estudiantes que no tienen hogar. El programa también ayuda a obtener transporte escolar, uniformes, artículos de higiene y útiles escolares, así como ayuda para conseguir recursos alimentarios, de vivienda, consejería y servicios médicos.

Pero cuando pasa lo peor, como el reciente colapso de un edificio de apartamentos en el sureste de Dallas, la tormenta de invierno o la pandemia, y son desplazados los estudiantes, el personal del programa pone manos a la obra para ayudar.

“Ayudamos a las familias para que obtengan recursos”, dijo Marshall. “Y le enseñamos al personal de la escuela a encontrar recursos. También queremos que las familias se puedan ayudar a sí mismas”.

Estudiantes sin hogar en Dallas ISD: ¡estamos aquí para ayudarles!
Ashley Marshall

En este Mes de la Concientización de la Juventud sin Hogar, Marshall quiere que las familias y los estudiantes que estén viviendo en estas condiciones sientan que no es malo que se sepa su situación y que pueden pedir ayuda.

“¿Cómo hacemos para que los niños y las familias sepan que está bien abogar por sí mismos y contarnos su situación? Solía decir que solo un cheque nos separa de estar en esta situación, y la pandemia lo verificó”, dijo Marshall. “De repente, aquellos que nunca tuvieron que pedir alimentos se formaron en filas de cientos de carros que esperaban su caja de comida. La pandemia dejó en evidencia el hecho de que hay familias sin hogar en Dallas”.

El año pasado, el distrito contaba con 4400 estudiantes sin hogar, la cifra más alta que ha visto Marshall en los seis años que lleva trabajando ahí, y la verdadera cifra podría ser aún más alta, dice, porque “muchos no nos cuentan su situación”.

Antes de comenzar su cargo actual, Marshall pasó 10 años como supervisora en el programa Hospital Homebound de Dallas ISD, cuyo objetivo es brindar educación en el hogar u hospital a los estudiantes cuyas afecciones les impiden asistir al plantel.

Mes de la Concientización de la Juventud sin Hogar en Dallas ISD

  • Bibliotecarios realizarán lecturas y discusiones sobre la situación de estar sin hogar.
  • Diversión y lectura pequeña en Rusk Middle School dará comienzo a las actividades.
  • Los bibliotecarios enviarán tuits para concientizar sobre las personas sin hogar.
  • Se los invita a vestir morado, el color que representa la concientización sobre las personas sin hogar, cada viernes.
  • El personal del Programa de Educación para Estudiantes sin Hogar enviará mensajes positivos en las redes sociales.

¿Quiénes sufren de la falta de hogar en Dallas?

El mayor grupo de personas sin hogar se trata de aquellos que viven con más de dos familias en casa por el hecho de que una de ellas no puede permitirse un hogar propio.

“Aunque el 75% de nuestros estudiantes sin hogar caen en esta situación, creo que probablemente son más. Algunos consideran que vivir así es un tema cultural y no una situación precaria. He hablado con muchos adultos que me han dicho: ‘Entonces, significa que yo era estudiante sin hogar porque tuvimos que vivir con mis abuelos’. Sí, así es, solo es que no lo consideraste así”.

El siguiente grupo comprende a aquellos que viven en refugios. “En Dallas hay muchos refugios así que muchas familias vienen porque no tienen hogar y tenemos más refugios que Irving, por ejemplo, o McKinney, o algunos distritos escolares del área”.

Le sigue el grupo de familias que viven en hoteles o moteles. “Family Gateway, un refugio en el centro de Dallas, no tiene espacio de momento, así que están colocando a las familias en hoteles y moteles en toda el área metropolitana”, dijo Marshall. Gateway también provee apartamentos temporales y les consigue hotel a las personas hasta que puedan conseguir un apartamento o una vivienda permanente. Actualmente, hay familias que viven en hoteles cerca de Market Center, Love Field y otras localidades.

El último grupo es de las personas sin hogar que viven a la intemperie. Puede tratarse de estudiantes mayores que se quedan con amigos. A menudo, la familia del amigo le pide al estudiante sin hogar irse el fin de semana para que puedan hacer algo, y luego vuelve durante la semana.

Asimismo, hay familias que viven en sus carros o en edificios abandonados. El distrito también tiene estudiantes que padecen de problemas de salud mental y no toman medicamentos. “Trabajamos con un par de estudiantes por años y no querían cambiar su situación. Preferían dormir afuera antes que ir a un refugio y seguir las reglas. A veces hay personas que prefieren vivir así”, dice Marshall.

Hay estudiantes mayores que viven solos y otros cuyos padres los mandaron a vivir con amigos para escaparse del peligro y la pobreza de su país natal.

Servicios para jóvenes sin hogar

Marshall hace hincapié en que el servicio más importante que el programa provee es ayudar a los estudiantes sin hogar a inscribirse en la escuela. Un estudiante que se considera sin hogar tiene 30 días para presentar toda la documentación necesaria para inscribirse. “Estamos tratando de mejorar nuestra relación con las escuelas, de informarles que las familias tienen 30 días para presentar sus registros de vacunación, y de ayudar a las familias a entender que se tienen que asegurar de conseguir esos expedientes y presentarlos en las escuelas. Mucho de ello depende de formar mejores relaciones”.

Tras inscribirse, los estudiantes necesitan de una manera segura de llegar a la escuela, ropa, útiles y referencias para otros servicios que puedan necesitar.

“Muchos vienen a Dallas para encontrar donde vivir pero la ley dice que los estudiantes pueden permanecer en su distrito escolar. Eso significa que nosotros y el distrito escolar al que asistía el estudiante debemos encontrar la manera de transportarlo. Así, conservamos algo de normalidad en la vida del estudiante y sus padres. Algo tan pequeño como el transporte significa mucho para ellos”.

Respecto a cuando ocurre una catástrofe, como incendios en apartamentos, tormentas, o el colapso reciente de un edificio de apartamentos, Marshall dijo: “Nos acercamos a esas familias a un nivel socioemocional para hacerles saber que aunque estén en una situación vulnerable les estamos tratando de ayudar”.

“Este año ha habido varios incendios en apartamentos”, dijo Marshall. “Sé de dos apartamentos que fueron baleados. Acabamos de platicar con alguien cuyo apartamento se inundó; otro que fue impactado por un carro. Y, a veces, uno simplemente necesita un lugar donde darse una ducha”.

Capacitar al personal escolar para encontrar recursos

“El programa de cinco no puede proporcionar todos los recursos que las familias necesitan”, dijo Marshall, “por ello, ahora estamos capacitando a las escuelas. ¿Qué se debe hacer para abrir un banco de alimentos? ¿Cómo se crea su propia lista de deseos en Amazon? Algunas escuelas, como Woodrow Wilson, han hecho un gran trabajo con esto. Tienen su banco de alimentos y ahora están ayudando a muchas otras escuelas en su zona de asistencia a empezar su banco. Queremos educarlos para que vean de qué otras maneras podemos ayudar a las familias y cómo podemos ayudar a la comunidad escolar para lograrlo”.

Otra cosa que el programa hace es asegurarse que los padres sepan que programas como Dallas County Promise están disponibles para ayudar a los estudiantes a costear sus estudios universitarios, “así, al graduarse, no tienen que volver a la misma situación por no haber aprovechado los programas que ofrecemos en el distrito”.

En general, Marshall dijo: “Lo más importante que queremos que la gente sepa es que estamos aquí. Hemos estado aquí por 20 años. Es uno de esos programas que uno no conoce hasta que lo necesita”.

Share.
Exit mobile version