Mes de la Herencia Hispana: Roberto Cantú Supervisor de almacén, Servicios de Alimentos y Nutrición Infantil

0

Uno de los aspectos más importantes de la cultura mexicoamericana es sentir orgullo del trabajo que uno hace, afirma Roberto Cantú, supervisor de almacenes de Servicios de Alimentos y Nutrición Infantil de Dallas ISD, cargo que viene desempeñando desde hace seis años.

“Me enseñaron a hacer mi trabajo con orgullo. A veces es la única manera de comunicarse”, dijo Cantú. “El trabajo de uno lo representa como persona”.

Mes de la Herencia Hispana: Roberto Cantú Supervisor de almacén, Servicios de Alimentos y Nutrición Infantil

Cantú se graduó de Skyline High School en 2004 y es hijo de padre inmigrante, que vino desde Nuevo León a Estados Unidos a trabajar en la construcción y para darle una mejor vida a su familia. Su madre es ama de casa originaria de Cleburne, Texas. Lleva cuatro años de casado con su esposa Angélica Cantú, maestra del programa para estudiantes talentosos y dotados en Mary McLeod Bethune Elementary School.

En un principio, Cantú quería trabajar en la construcción igual que su padre y su abuelo, pero aprovechó una oportunidad de formar parte de Dallas ISD como supervisor de cafetería y asistente administrativo, y luego como supervisor de almacenes, su cargo actual. En total, lleva ocho años trabajando en el distrito.

Además de su dedicación al trabajo, otro aspecto de su herencia mexicana que significa mucho para él es el idioma.

“Hay palabras que no se traducen directamente del inglés al español”, dijo Cantú, “pero el español me ayuda a conectarme con la gente. Me encanta como transmite sentimientos, urgencia y pasión”.

Tener un impacto positivo en la vida de los estudiantes al darles algo tan simple como una comida es otro motivo por el que Cantú se siente feliz y realizado. Todos los días, juega un papel en que todas las cafeterías escolares tengan lo necesario para darles alimentos saludables a miles de estudiantes. Para algunos estudiantes, esta es la única comida que hacen en todo el día.

“Mi trabajo se convirtió en mi pasión porque es mi oportunidad de tener un impacto positivo cada día”, dijo Cantú. “Algunos días, trabajo 11 o 12 horas para que todo esté listo, pero vale la pena”.

Share.
The Hub

Connecting you to the personalities, places and perspectives of Dallas ISD

Exit mobile version