Maestra recauda fondos para comprar y donar juguetes para niños de Dallas

0

Rosa Yabur Holguin combina sus talentos de maestra y a sus seguidores de Instagram para brindar alegría a docenas de niños durante los próximos días festivos.

Holguin ha trabajado como docente de Dallas ISD por los últimos cuatro años, y es maestra de Pre-K Partnerships, una escuela única del distrito escolar. Pre-K Partnerships es parte de la iniciativa School Readiness Integration, educando a más de 1,000 estudiantes a través de 38 asociaciones con instalaciones de cuidado de niños. La maestra Holguin es parte de la asociación con la escuela For Keep’s Sake Learning.

“La maestra Holguin es un gran ser humano”, dijo Maria Molinares, directora de Pre-K Partnerships. “Empezó a planear par Navidad desde que inició la pandemia y estuvo determinada a mejorar estas fiestas festivas para los estudiantes de Dallas. Ha tenido un gran impacto en la enseñanza virtual, asegurándose que el conocimiento y el entendimiento de cada estudiante crezca. Estoy asombrada por su voluntad de hacer una diferencia en este mundo, conectándose con miles de estudiantes alrededor del mundo. Estoy honrada de que la maestra Holguin sea parte de mi equipo y que nos beneficiemos de su originalidad y si dedicación.”

Desde entonces ha publicado fotografías de los proyectos que hace con sus estudiantes en clase, y su cuenta actualmente tiene más de 10, 600 seguidores. Desde agosto, Holguin ha utilizado su influencia en las redes sociales para promover lecciones privadas a través de Zoom, con el propósito de recaudar fondos para obtener juguetes que donará a niños en Dallas.

“Yo creo que el simple hecho de que los niños reciban algo que ellos no estaban esperando, va a alegrar sus corazones”, dijo Holguin. “Y el pensar que ‘alguien pensó en mí’ o ‘alguien pensó en mí’ los va a hacer felices, y esa es la intención de este proyecto.”

Platicamos con la maestra, quien nos contó sobre su proyecto caritativo de fin de año:

¿Cómo empezó tu proyecto?

Debido a la pandemia, el índice de desempleo creció y pues, en vista de que estoy trabajando con niños, muchos de ellos de estatus socioeconómico bajo, me empezó a rondar la idea de que quizás muchos de estos niños no iban a tener la navidad que habían tenido en años anteriores.

Durante la pandemia, empecé a utilizar mis redes sociales para mostrar actividades que yo hacía con mis alumnos y para dar más ideas, tanto para para maestros como para padres de familia para que trabajaran con los niños en casa, y así empezó a crecer la comunidad en Instagram. Al ver que tan rápido crecía el proyecto, dije ‘¿Porqué no sacar algo bueno de aquí y empezar a recaudar fondos para pode comprarles regalos a los niños en diciembre?’

Cuando empezamos a hacer clases virtuales con mis estudiantes, noté que les gustaban más las clases dinámicas de arte, o cuando bailábamos y cantábamos. Y pensé “¡Puedo hacer clases dinámicas en mi tiempo libre para recaudar fondos!” Empecé a dar clases de arte los sábados.

Platícanos sobre las clases.

Los estudiantes se inscriben a las clases de los sábados y pagan $3.00. Ese dinero lo estoy recaudando para comprar regalos antes de navidad, y el plan es donarlos a alguna fundación que dé regalos para que ellos se encarguen de distribuirlos en las comunidades que más los necesitan.

En mi clase virtual, los materiales que ocupamos son muy básicos y fáciles de encontrar en la casa. Y si hay un tema específico, como Halloween o Thanksgiving, hacemos la clase con relación a ese tema.

Normalmente tengo entre 10 y 15 estudiantes por clase. Tengo niños que viven en Nueva York, otros en California, otros en México y en Colombia, y en Argentina y en El Salvador. Tengo un estudiante que vive en España, y pese al cambio de horario, su mamá lo quiso inscribir.

Las clases las doy en español, así que hay padres que inscriben a sus hijos para que practiquen el lenguaje. Y realmente pasan un momento agradable bailando, cantando, haciendo actividades de arte y practicando el idioma.

¿Qué te inspiró a empezar este proyecto?

Yo creo que algo que le hace falta un poquito al mundo es la esperanza y la generosidad, y quiero que ellos vean y sientan que existe. Y que hay personas que piensan en ellos, y que ellos son importantes y valiosos.

No me interesa que digan ‘¡Gracias Ms. Yabur por darme un regalo!’, pero que vean que alguien está interesado en que ellos estén felices. Que hay personas que les importa que ellos se sientan contentos, y que ellos se sientan importantes para otros.

Los primeros cinco años de edad de un niño son vitales para el desarrollo de su autoestima, para su desarrollo cognitivo, para el desarrollo de su personalidad. Y si durante esos primeros años de vida, nosotros logramos que tengan experiencias bonitas, estamos desarrollando el fruto para una vida adulta más favorable para ellos y para un mundo mejor.

Share.
Exit mobile version